Pues sí, buena mañana en cuanto a la quedada para tomar chocolate con churros. Buen ambiente y buen ratito. Pero lo que no preveíamos es que el partido del Cádiz haría honor al desayuno. Porque también fué un auténtico churro.

Partido para olvidar completamente y a pensar ya en Vallecas.