Pues eso, que adiós a la copa. Que el Cádiz tuvo una ristra de ocasiones, y ninguno fue capaz de materializarlas. Que Güiza tuvo su peor día ante el portero, que la defensa puede dar las gracias a que el Córdoba sólo llegó tres veces, porque si llega seis, aunque hubiera sido sin intención, nos cae cinco.

Si no están Aridane y Sankaré, esta defensa es más blanda que un blandiblú. Y delante, más delanteros que nunca pero para meter un gol habrá que agrandar las porterías.

A pensar en la liga, que no es poco. Y a ver si Kunsito es quien se espera.