Creo que a todos ya se nos está pasando al euforia por el ascenso, y estamos percibiendo lo poquito que está ofreciendo este Cádiz para cumplir el objetivo, que no es otro que no volver ni en pesadillas, a la Segunda B.

Ayer se produjo un nuevo mazazo para la afición, y es que este Cádiz me da que no se siente capaz de ganarle a nadie. Sólo al Getafe se le ganó con claridad, y debieron tener muy mal día. El resto de partidos, incluida la victoria al Numancia, han sido dudas, querer y no poder, y un alarmante bajo estado físico del equipo. Estos jugadores sólo están para aguantar 45 m. Los segundos tiempos sobran.

Y por favor, que alguien les recuerde que existen las tarjetas, sobre todo las rojas, porque no hay manera de acabar un partido con 11.

Ya se oyen los primeros pitos contra Cervera. No se si será culpable, pero sin duda es el máximo responsable de este despropósito de partidos del Cádiz, donde todo se queda en un querer y n o poder, y ya se cumplen 5 partidos de liga y uno de Copa donde sólo se han conseguido 3 puntos.

Hay tiempo aún, pero menos cada vez.

Compartir
Artículo anteriorGracias Juan